15 / 06 / 2017

Presentación "SGAE: el monopolio en decadencia" en la Fnac Triangle de Barcelona







Ayer, miercoles 
14 de junio en el Fnac Triangle de Barcelona Ainara LeGardon y David G. Aristegui presentaban "SGAE: el monopolio en decadencia" junto con Adriano Galante de Seward, Presidente del Sindicat de Músics Activistes de Catalunya - SMAC! que a modo de introducción nos dejaba estas palabras:

A riesgo de recibir algún cachete posterior a este encuentro, me gustaría

comenzar esta presentación aupando los excelsos currículums de Ainara y

David hablando no tanto de su pasado sino más bien del futuro que me

atrevo a extraer de ellos. Me encanta imaginarme a Ainara dentro de unos

años, recogiendo el premio nobel de economía haciendo una performance

sonora justo la semana después de fundar su propia escuela dedicada a

desenmascarar de pies a cabeza la tremenda complejidad de la profesión de la

música. Tampoco miento si os confieso que me gusta mucho pensar que

David será el primer secretario general del nuevo sindicato de freelancers, del

nuevo sindicato de autores, incluso del nuevo sindicato de community

managers, o de youtubers y/o instagrammers… Retomando, además, su

carrera musical definitivamente, impartiendo cursos sobre cómo abandonar

con honor Twitter de una vez por todas y mudándose por fin al barrio de

Sans.

Como en todos los orígenes de un colectivo _porque este libro es sobre todo

un origen_ voy a ponerme sentimental y os contaré una anécdota sobre mi

relación con SGAE. Hace siete años, tras organizar uno de los primeros diez

conciertos de Seward en la sala Music Hall de Barcelona, recibí un correo de

SGAE reclamando el tanto por ciento habitual de la taquilla que se pide

normalmente a una promotora. Les contesté que yo era el autor de las

canciones ejecutadas en ese espectáculo, y que entre el alquiler de la sala y los

gastos de transporte y dietas no habíamos hecho más de 300 euros pese a

llenar la sala; y que no tenía ningún sentido darles un dinero que luego me

devolverían tras aplicarme su tasa de gestión. Su respuesta fue una serie de

mails de tono tenso y amenazante reclamando la declaración y el pago del

concierto como si jamás hubieran leído el caso que yo les exponía y, sobre

todo, como si no atendieran a razones. Unos meses después, la policía entraba

en la sede de SGAE en busca de Teddy Bautista y compañía. Jamás volví a

recibir una reclamación sobre aquel concierto.

Antes de este fabuloso encuentro con la entidad hija del Sindicato Nacional

del Espectáculo o Sindicato Vertical Franquista pero también colectivizada

por UGT y CNT-FAI en el 36; mi bolsillo únicamente recibía beneficios como

co-autor de varios espectáculos de teatro aéreo y mis visitas a la SGAE allá

por el 2005 sólo habían supuesto vergonzosas negativas presenciales a

registrar obras sin partitura o discos sin editar con una discográfica. Estos

ejemplos son solo una mera excusa para deciros que no dudaría un segundo

en reconocerme un autor de tantos que no ha entendido nunca ni una

centésima parte de lo que significa SGAE, en retratarme como uno de tantos

músicos que no ha sabido descifrar el A+B+C de la propiedad intelectual y

mucho menos de las entidades de gestión y sus extrarradios.

Por eso hoy escribo esta introducción como un agradecimiento a Ainara, a

David y a Consonni no solo por invitarme a esta mesa sino por cada una de

las páginas de su libro y de los que vendrán. Un agradecimiento que también

espero que sea futuro, en nombre de muchas autoras, intérpretes y/o artistas

que pronto tendrán este libro entre sus manos. Como dijo el presidente de

SGAE, Anton Reixa, con un único año de su mandato en 2012, en una

conversación con Ainara incluida en este libro: Hay una opacidad respecto a la

gestión de la propiedad intelectual que es muy interesada. La propiedad intelectual es

compleja, pero lo complejo se tiene que entender.

Cuando terminéis de leer este libro e incluso antes de hacerlo, porque es un

libro que se disfruta mucho capítulo a capítulo, adelantando tranquilamente

por la izquierda la complejidad característica y la permanente desidia ibérica

de lo que representa; quizás querréis ocupar la SGAE y cambiar hasta la

última cortina de sus sedes… No porque este libro anime a levantarse en

armas contra la SGAE, que también, sino porque cumple una función

educativa de denuncia, una función más que necesaria desde hace décadas,

de vital y urgente importancia para un sector artístico deslumbrado hasta la

inmovilidad total por las capacidades utópicas que algunos años del siglo

pasado le ha asignado como por arte de magia.

Volviendo a Anton Reixa, un personaje casi de ficción en SGAE _mi favorito,

por cierto_ y con quien me encantaría charlar durante horas en compañía de

Ainara y David; y sin extenderme en los contenidos del libro para dar paso

agradecido y preferente a sus autoras y a las preguntas del público aquí

presente…

Cito: Para que haya un respeto a la propiedad intelectual en este país

tiene que desaparecer SGAE. Gracias, Ainara. Gracias, David.

CONSONNI komunikazioa libroPresentación libro

Deja un comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Enter the characters shown in the image.