SGAE: El monopolio en decadencia