10/10/2016



La pregunta: ¿Cómo, desde tu experiencia y perspectiva, las prácticas artísticas construyen esfera pública?

Lo primero que tenemos que hacer para responder a esta pregunta es situar el concepto de esfera pública. Si lo entendemos como el concepto original habermasiano, encontramos el problema de que es una esfera pública singular, homogénea, unificada, vinculada a la comunicación y que transciende las particularidades concretas para buscar el consenso racional. Si bien esta perspectiva es siempre discutible, en un momento como el actual de crisis y de cambio de época en el que suceden modificaciones constantes con la irrupción de las redes sociales o de los nuevos sistemas de comunicación social, esta visión deja de tener sentido porque se abre la posibilidad de debate desde diferentes opciones interpretativas. No se niega el conflicto y lo que nos encontramos es una esfera pública compartimentada, fragmentada y que depende de experiencias diferentes de lo cotidiano.

El concepto en sí se ha visto tan modificado que quizás deberíamos dejar de utilizar ese término y buscar alternativas que respondan a ese carácter fragmentado y rizomático de esta nueva esfera pública. De modo que, ¿cómo se genera esta esfera pública rizomática? Desde mi punto de vista, mediante dos elementos: Por un lado estaría el elemento nuclear de la visión habermasiana, que es la comunicación como algo discursivo, propositivo y racional. Al mismo tiempo estaría lo que podemos llamar ‘expresión’, que tiene que ver con los deseos, la sensibilidad, el reconocimiento mutuo, la experiencia, los afectos… Es aquí donde las prácticas artísticas tienen un papel protagonista y fundamental. Comunicación y expresión, aunque separados, están en constante interrelación. La expresión, el lugar natural de las prácticas artísticas, afecta a una nueva sensibilidad que favorece prácticas y significados compartidos y que en un primer momento transcienden lo discursivo. Luego toma forma de algo más racional, más vinculado a la comunicación y, en última instancia, pasa a formar parte de lo político y de la gestión de la organización social.

Para intentar responder a la pregunta inicial, me gustaría retomar una idea de José Luis Brea adaptándola a este tema. Brea decía que se ha producido una transformación en la cultura del presente. Nosotras podríamos decir que se ha producido una transformación en la esfera pública rizomática del presente. Él indicaba que los tiempos residuales del pasado no dejan que ese acontecimiento que ya se ha producido tenga lugar. Y precisamente para que eso tenga lugar, podríamos decir que las prácticas artísticas se encargan de generar una nueva sensibilidad que abra el camino al pensamiento crítico para ayudar a desmantelar esas fuerzas residuales y permitirnos habitar conscientemente ese futuro que decía Brea que ya ha venido.

10/10/2016



La pregunta: ¿Cómo, desde tu experiencia y perspectiva, las prácticas artísticas construyen esfera pública?

Son las diez y media de la noche y no he comido, es importante para el contexto de mi respuesta. La organización de la que formo parte, Constant, es una organización para arte y media. Como trabajamos con dinero público, nos interesa el dominio público. Creo que construimos esfera pública o al menos mucho contenido para ella. Intentamos cuidar de este espacio, no solo de la esfera pública física sino también de la virtual, ya que nuestro interés principal es la red como lugar de conocimiento.

Se trata de crear espacios virtuales que prioricen la esfera pública. Una parte son decisiones diarias: elegir nuestros espacios de publicación, encuentro, negociación. Colaboramos con una organización que tiene un servidor independiente, trabajamos con un proveedor con compromiso ético, no utilizamos herramientas de Google. Usamos Duck Duck Go en lugar de Google (aunque ahora parece que están alojados con Amazon), Etherpad o Framapad en lugar de Google Docs, utilizamos Wikis o WordPress… Lo hacemos todo con software libre, forma parte de nuestros compromisos y nos interesa como investigación artística. Es un placer conocer a la gente detrás de estas herramientas, personas apasionadas, con visiones políticas interesantes e ideas nuevas.

Lo que producimos también queremos que sea dominio público. Podríamos utilizar la licencia Creative Commons Share Alike, pero utilizamos la Licencia de Arte Libre. Es más simple y en de cincuenta años quedará claro qué hacer con nuestras obras. La universidad de Ghent tiene un contrato con Google para digitalizar sus libros porque dicen que no tienen dinero para hacerlo por sí mismos pero están cerrando al público documentos que podrían estar en Gutenberg.org o en Archive.org, al alcance de todos.

Nos interesan también los materiales en museos y archivos, el verdadero dominio público. Organizamos cada año el día del dominio público para celebrar las obras que están ahí para compartir. Como artistas es necesario tener un pasado, una tradición para inspirarse y a la que referirse. Todo lo que se produjo en el siglo XX o partir de la Segunda Guerra Mundial está digitalizado, pero bajo tantas licencias que te obligan casi a pagar una multa por sus derechos. En el caso de las bibliotecas, hemos decidido sostener un proyecto ilegal como Memory of the Worlds de Marcell Mars porque nos parece importante que el conocimiento viaje por internet. Ha desarrollado un plug-in para Calibre e incentiva a todo el mundo a subir materiales para compartir.

Las prácticas artísticas sacan a la luz elementos que leyendo el diario, escuchando la radio o viendo la televisión no encontraríamos. Hubo una iniciativa de una orquesta callejera de ondas que captaban redes Wi-fi con unas antenas que ellos habían construido. Este tipo de iniciativas añaden algo a la realidad sin producir nada más, solo sosteniéndola, y con ello logran exponerla a los sentidos de manera que entendemos mejor el mundo en el que vivimos.

10/10/2016



La pregunta: ¿Cómo, desde tu experiencia y perspectiva, las prácticas artísticas construyen esfera pública?

Lo que me permite contestar a esta pregunta tiene que ver en parte con mi experiencia como formadora en la facultad de Bellas Artes. Pero, aunque mis referencias proceden de este ámbito, esta pregunta se puede contestar desde muchos otros puntos de vista.

Lo que está en juego es cómo definimos la esfera pública. Qué tipo de discursos, sujetos, modos de expresión y tiempos se permiten en ella. Estoy suponiendo que nos referimos una esfera pública que dé cabida a diversas voces, a sujetos que no suelen tener lugar en los marcos hegemónicos. Las prácticas artísticas pueden contribuir a construir este debate público de maneras muy diversas. Una puede ser, de manera más inmediata y obvia, la obra misma (por llamarla de alguna forma). Una producción artística puede contribuir en debates o incluso generarlos. Sin embargo, esto puede estar más allá de la voluntad del artista. Hay producciones artísticas que tienen significación en debates ajenos al debate original del que participaba el autor. Cuando se interviene en una esfera pública, qué debate se origina y quién lo recoge, a veces no está bajo el control de la persona que emite ese enunciado.

Por otro lado, la parte para mí más interesante de la posibilidad de producir esfera pública desde las prácticas artísticas está sobre todo en los modos de hacer, en cómo operamos en el campo del arte. Es fundamental la cuestión de cómo nos constituimos como profesionales en el ámbito de la producción artística, con quién trabajamos, de qué maneras, bajo qué condiciones, para producir qué narrativas, dentro de qué marcos discursivos… Aunque es importante aquello que tiene que ver con la producción simbólica y discursiva de discusión, más importante es el cómo trabajamos, en qué estructuras, relaciones, modos y regímenes económicos y cómo luchamos desde ahí. De manera que podría haber producciones artísticas que están generando un debate temático muy interesante pero que en sus modos de hacer son totalmente corrosivas para una cultura sostenible, deliberativa y de debate. Las prácticas artísticas están siempre involucradas en debates que ya son públicos y en los que hay que adoptar un compromiso participando de las discusiones que se mantienen acerca del papel de la cultura en la contemporaneidad y del papel social que desempeña el arte, ya que cualquier práctica artística tiene efectos sociales y/o económicos.

En la formación de artistas, sobre todo en los primeros cursos, el alumnado viene con la idea de que el arte es una vía de expresión personal (nadie puede negar sea así en cierta medida), pero suele haber una cancelación total de la dimensión de producción y de las condiciones de la misma. Suele considerarse algo prosaico, el mal que hay que asumir para poder expresarse. Comprender que eso es el núcleo de tu trabajo requiere un aprendizaje que se produce con los años. Es por eso por lo que quería reivindicar sobre todo las condiciones de trabajo y los modos operativos, porque es lo que se tiende a olvidar en esta mistificación del arte como espacio de la estética y la expresión.

22/06/2016

 

RADIO MAGAZINE LAPUBLIKA

22 de junio – Azkuna Zentroa, 19h

Entrada libre



LaPublika, laboratorio de investigación artística sobre esfera pública dirigido por consonni, inicia sus actividades de 2016 con un programa de radio abierto al público en el atrio de Azkuna Zentroa . Contaremos con la presencia de Cuauhtémoc Medina, Lourdes Fernández, Jesús Carrillo y con la participación de diversos colectivos locales que exploran el cruce entre prácticas artísticas y esfera pública ( AmiArte, Histeria Kolektiboa, La Taller y Zaramari ), así como la presentación en primicia de la intervención sonora de Maialen Lujanbio y Xabier Erkizia “El rechinar (a)pagado”, fruto de su residencia en PROTOTIPOAK. Además, la bertsolari estará en conversación con la escritora Danele Sarriugarte . Concierto de Le Parody, presentando los temas de su último disco “Hondo”.

Conducción y presentación por Alicia San Juan. Edición de radio por Alberto de la Hoz.


Emisoras colaboradoras:

Radio Euskadi – En diferido (Sábado 2 de Julio, de 20 a 23h.).

Casares Irratia – En directo.

TEA FM – En directo.

Radio Ateneu del Clot .

Radio Vallekas – En diferido (Miércoles 29 de Junio, 19h.).


Espacio colaborador:

Vía de Fuga (Bilbao) – Retransmisión en directo en su local.

Participantes de fila cero:

Grupo Orea: Juan Pablo Ordúñez Martínez ‘MawatreS’, Andrea Estankona y Josefina Roco Sanfilippo. Magdalena Planas y Oihane Sánchez.


Puedes ver más imágenes del Radio Magazine LaPublika aquí:

RADIO MAGAZINE LAPUBLIKA AZ


Puedes ver todos los dibujos del Radio Magazine por Dibujatolrato en su blog.

02/12/2015

LATITUDES

Más allá de la rotonda, o ¿qué es público en el arte público?

Taller_Del 9 al 11 de noviembre

Charla_Miércoles 11 de noviembre a las 18h00

Tabakalera, Donostia

Imágenes




PETRA BAUER

Mujeres e imágenes en movimiento(s). De cómo el cine y la fotografía pueden ser utilizados para negociar políticas

Taller_Del 24 al 26 de noviembre

Charla_Jueves 26 de noviembre a las 18h00

Tabakalera, Donostia

Imágenes

">



AN MERTENS

Los algoritmos como contadoras de historias

Taller_Del 30 de noviembre al 2 de diciembre

Charla_Miércoles 2 de diciembre a las 19h00

consonni, Bilbao

Imágenes